Página principal
Nuestras Guías
 - Peces agua dulce
 - Invertebrados
 - Plantas
 - Peces marinos
 - Invertebrados
    marinos
Artículos
Enfermedades
Bricolaje
Fotos
Chat
Foro

De cara al acuario.

¿Qué razón existe para que tengamos en casa un acuario? ¿Qué perseguimos al llevar, tierra adentro, fracciones de ríos, lagos o mares? Es indudable que alguna razón muy poderosa debe existir para ello, quizá la necesidad de llenar un vacío en nuestra alma, quizá el sentirse necesario para alguien o el crear un pequeño mundo donde seamos los amos y señores, investigación biológica o tantos pretextos como acuarófilos existimos en el mundo, sin embargo, sea cual sea el motivo para hacerlo, es indudable que con ello adquirimos una gran responsabilidad, que en ocasiones, no estamos dispuestos a cumplir.

Hablo de la obligación de mantener en las mejores condiciones la vida de los seres que transportamos a nuestro acuario, dotarlos del ambiente más parecido al suyo propio, las mejores condiciones en alimentación, pureza del agua, iluminación, aireación, es decir, lograr el perfecto equilibrio biológico.

Habrá, como se me ocurrió en este momento, quien diga que a la naturaleza le ha costado mucho tiempo cósmico el formar un equilibrio, el cual dista mucho de ser perfecto y nosotros, carecemos del mismo, ya sea porque tenemos una oficina con la cual cumplir, estudios que terminar, una esposa o novia o hijos celosos de nuestros peces y que demandan nuestra compañía, sin embargo ¿Cuánto tiempo nos lleva darles el alimento o limpiar los cristales y filtros mecánicos? ¿Cuánto tiempo podemos robarle al sueño por tomar una muestra de agua y medir sus diferentes niveles? ¿Cuántas veces verificamos que el nuevo pez que adquirimos no sea del tamaño "bocado"? O que a su vez no vea así a los demás habitantes de nuestro tanque.

Uno de los parámetros con los cuales podemos medir hasta dónde somos capaces de mantener en óptimas condiciones un acuario, es analizar nuestra reacción orgánica y mental a las siguientes preguntas:

¿Qué es lo primero que pienso al encontrar un pez muerto en el acuario? ¿Me duele la vida perdida o el dinero que costó? Si pensó primero en la vida perdida y está dispuesto a realizar un pequeño esfuerzo, podrá ser un buen acuarófilo, este esfuerzo en algunos casos llega a ser más emocional que económico; si pensó en lo económico antes que en otra cosa, dudo que pueda adquirir el amor por los acuarios.

Es muy doloroso aprender sobre la base de prueba y error, base que puede ser minimizada si nos tomamos un poco de tiempo antes de adquirir un nuevo pez y lo empleamos en aprender sobre sus hábitos, su tipo de alimentación, de ambiente, si requiere o no corrientes de agua, compatibilidad con otras especies, período de vida, susceptibilidad a las enfermedades o tipos de medicamentos, alimentación tamaño máximo de crecimiento, si tiene ciclos de migración, forma de reproducción, si ésta se ha dado en cautiverio.

Finalmente, le insisto en que recuerde que como propietario de un acuario es responsable de toda la vida existente en él, cualquier descuido que tenga puede acarrear la muerte de sus peces, corales y demás organismos que allí viven y su insistencia de mal mantener un acuario, incide en el daño de arrecifes, remansos y cualquier lugar natural sea devastado para satisfacer su ego.

Esta página le debe su creacción a: Manuel Pastrana   mpastran@df1.telmex.net.mx

De cara al acuario © el alquimista de los acuarios. 08/12/1998
Última modificación: 27 de junio de 2008

Artículos