Página principal
Nuestras Guías
 - Peces agua dulce
 - Invertebrados
 - Plantas
 - Peces marinos
 - Invertebrados
    marinos
Artículos
Enfermedades
Bricolaje
Fotos
Chat
Foro

Consejos para principiantes

Selección del acuario

Forma: tanto las grandes superficies comerciales como las tiendas especializadas nos ofrecen acuarios de las más diversas formas y dimensiones. Además, existe, por otra parte, la posibilidad de construir tanques que se ajusten a nuestros propios gustos y exigencias. El mercado pone a nuestra disposición acuarios de todas las formas posibles: hexagonales, cilíndricos, triangulares, etc. No obstante, por las ventajas que ofrece, se recomienda la forma rectangular (facilita las tareas de limpieza y posibilita una oxigenación adecuada).

Tamaño: los recipientes de mayores dimensiones facilitan el mantenimiento del equilibrio biológico. Los acuarios de agua dulce tropical deben tener un volumen mínimo de unos 80 litros. Por su parte, para el acuario marino, la capacidad mínima debe ser de al menos 150 litros.

Instalación

Suelo: el suelo de los acuarios cumple dos funciones básicas: proporcionar agarre y nutrientes a las raíces de las plantas. La arena resulta excesivamente compacta y dificulta la penetración de las raíces, mientras que la gravilla gruesa impide la correcta fijación de las plantas. Lo más recomendable es usar grava de diferentes dimensiones.

Una vez seleccionada la grava, debe procederse a su exhaustivo lavado. En cuanto a la colocación, se recomienda, por razones de limpieza, que el suelo ascienda levemente hacia atrás. Por último, no se debe olvidar la necesaria utilización de productos o activadores que aporten nutrientes a un, en principio, estéril suelo.

Elementos decorativos: los de origen natural (piedras, troncos, etc) deben hervirse con el fin de que no transmitan ningún tipo de sustancia al agua. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que, al margen de la pura estética, es necesario acondicionar refugios naturales para los peces.

Iluminación: lo ideal es mantener unas doce horas de luz al día. Para el principiante se recomienda el uso de tubos fluorescentes en detrimento de otro tipo de lámparas o bombillas.

Agua

Aunque existen productos que aceleran el proceso de acondicionamiento del agua, es recomendable respetar el llamado periodo de rodaje. Antes de introducir peces en un acuario recién instalado deben pasar al menos dos o tres semanas. Así damos tiempo a que los microorganismos, sobre todo los que se localizan en el filtro, establezcan unas condiciones biológicas más convenientes para los venideros inquilinos.

Evidentemente, hablar del agua de nuestro acuario también implica hablar de sus parámetros fisicoquímicos. Todo buen acuarófilo deberá proveerse de los test necesarios, que le permitan comprobar, de forma periódica, la calidad del agua. Se aconseja llevar un control de la dureza total (GH), el grado de acidez (PH), los carbonatos (KH)…

Al margen de lo dicho, otros consejos fundamentales en relación al agua serían los siguientes:

  • Renovación periódica de una parte del agua. Existen muchas opiniones en lo referente a la frecuencia del cambio y a la cantidad de agua a renovar. Se aconseja, cuando menos, una renovación de ¼ del total cada dos o tres semanas.
  • Limpieza periódica del suelo del acuario. El mercado ofrece productos para aspirar las partículas de suciedad del fondo; no obstante, también nos podemos fabricar nuestro propio limpiafondos casero.
  • Mantenimiento y limpieza del filtro.
  • Empleo de sal. Añadir una cucharada rasa de sal gorda (no iodada) por cada 25 litros de agua. Están demostrados sus efectos beneficiosos.
  • Mantenimiento de una temperatura idónea. Debemos conocer los condicionantes requeridos por nuestros peces y plantas a este respecto.

Plantas

Si nos decantamos por el empleo de plantas naturales, debemos tener muy en cuenta una serie de variables que determinaran la evolución y futura salud de estos seres vivos: sustrato, temperatura, horas de luz, etc. Para que el desarrollo de la llamada fotosíntesis se produzca de forma adecuada, debemos prestar especial atención a que nuestras plantas reciban la luz, el sustrato y el dióxido de carbono adecuado. El mal desarrollo de nuestras plantas disminuye la proporción de oxigeno en agua, afectando de forma directa sobre la salud de los peces.

En cuanto a la colocación, para lograr una sensación de profundidad lo más natural posible, se aconseja poner las plantas altas al fondo y las medianas o pequeñas hacia el centro y la parte delantera.

A la hora de realizar la plantación debemos tener especial cuidado para fijar de forma correcta las raíces al suelo. Si el acuario ya está repleto de agua, podemos valernos de pinzas o algún elemento parecido. En lo referente, por último, a la nutrición, el mercado ofrece abonos y fertilizantes tanto para raíces como para mejorar el aspecto de las hojas.

Peces

Introducción: se recomienda, en primer lugar, colocar la bolsa (facilitada por el establecimiento) en el acuario, durante un tiempo aproximado de unos quince minutos. El objeto no es otro que el de provocar una adaptación de la temperatura del agua. Posteriormente, lo más adecuado es sustituir un tercio del agua de la bolsa por agua del propio acuario. Si repetimos este proceso minutos mas tarde, habremos logrado que los peces eviten el shock provocado por un cambio brusco de las condiciones ambientales.

Densidad: un acuario masificado no solo es antiestético, sino que, lo más importante, puede provocar estrés en algunos de nuestros peces. Una densidad coherente podría girar en torno a la siguiente proporción: un centímetro de pez por cada litro de agua.

Alimentación:. Es más adecuado alimentar a los peces varias veces al día en pequeñas cantidades que hacerlo una sola vez en gran cantidad.

Esta página le debe su creacción a: Juan Jiménez (NEON)   jmjimran@hotmail.com

Consejos para principiantes © el alquimista de los acuarios. 19/09/2004
Última modificación: 27 de junio de 2008

Artículos